El Centésimo humano. Si yo cambio, todo cambia: Hipótesis para cambios globales.

9 11 2009

Carl Gustav Jung (1875-1961) fue el primero de la era moderna que expresó la idea de arquetipos en el ámbito de la psicología. Su exploración de las profundidades de la mente le llevó a la filosofía, la mitología, la alquimia, las religiones orientales y el misticismo occidental. Abrió la puerta al relativismo psicológico, y situó el estudio del inconsciente en un primer plano, por encima del consciente, e iniciando un nuevo camino muy poco transitado por el conocimiento académico. Para él, incluso había algo más global y suprapersonal que denominó inconsciente colectivo. Éste, común a toda la humanidad, contendría la herencia mental de la evolución humana.

Jung observó símbolos de naturaleza universal, que llamó arquetipos, y que estaban relacionados con una serie de experiencias comunes en distintos pueblos y culturas (infancia y vejez, muerte, embarazo y parto, el amor,…). Estas experiencias se estructurarían y organizarían en campos comunes (arquetipos) dentro del inconsciente colectivo: como el del padre, madre, niño, amante, héroe, sabio, etc. Sería como si una idea común se hubiera concretado en cada uno de los pueblos de la tierra a lo largo de su historia, cambiando conforme las vivencias de esos pueblos variaban, pero permaneciendo siempre un remanente colectivo que estaría presente en cada uno de los individuos de las nuevas generaciones.

En los años 20, se inició un experimento en la Universidad de Harvard que fue continuado en Escocia y Australia. El fisiólogo y doctor William McDougall intentaba medir, en unos experimentos de psicología animal, cómo las ratas heredaban la inteligencia de sus progenitores. En sus experimentos colocaba a los roedores en un pequeño laberinto para medir su inteligencia. Las ratas más “inteligentes” resolvían el laberinto con mayor rapidez y eran emparejadas con otras ratas inteligentes. Lo mismo hacía con las más torpes. Es decir, las inteligentes se apareaban entre si, y las torpes solo entre ellas.
Lee el resto de esta entrada »

Anuncios




Los Oopart: “Out of Place Artifacts”: El extraño parecido entre algunas de las esferas de Klerksdorp y Iapetus.¿Coincidencia?

8 09 2009

Oopart (Out of Place Artifact), es la denominación ganada durante el siglo pasado por decenas de objetos prehistóricos hallados en distintas partes del planeta, que dado su nivel de tecnología desarticulan completamente la edad estimada mediante estudios físicos, químicos y/o geológicos. Los “oopart” se han convertido en un rompedero de cabeza para los científicos que avalan la teoría de la aparición del hombre hace unos 6 millones de años atrás, y es un deleite para la exociencia y la exoarqueología.

De todos ellos, (Los hay innumerables y dispersos por todo el mundo), vamos a centrarnos aquí, en los más desconcertantes de todos: Las esferas de Kleksdorp, y su extraño parecido con Iapetus, que ayer analizamos.

De todo el material que hemos reunido, hemos seleccionado este vídeo científico que parece revelador, porque expone, sin lugar a dudas una serie de evidencias incómodas que cuestionan la ciencia y la historia convencional, y que sin duda encajan con los planteamientos exocientíficos que aquí estamos exponiendo.

Características del hallazgo

Lugar: Ottosdal, Sudáfrica

Fecha: durante las dos últimas décadas

Condiciones del hallazgo:

Las esferas metálicas fueron halladas en forma paulatina por mineros que trabajaban sobre estratos precámbricos de 2.800 millones de años de antigüedad.

La singularidad de su aspecto externo induce a pensar un origen artificial para los ejemplares que actualmente se exhiben en el Museo de de Klerkdorp.

Los esferoides y su increíble parecido con Iapetus. Antiguedad: 2800 millones de años

Los esferoides y su increíble parecido con Iapetus. Antiguedad: 2800 millones de años

En este enlace, encontrarán las referencias científicas del estudio de Hoagland, su reflexión sobre las esferas de Klerksdorp y Iapetus. No es una coincidencia. Tampoco lo es Mimas, otra de las lunas de Saturno.

En palabras textuales de R.C.Hoagland:

This close-up (below) illustrates the scale of these astonishing ~3-billion-year-old analogues, compared to their vastly larger “cousin” … over a billion miles away.

How could this astonishing similarity naturally occur?!

Interesante casualidad.

Interesante casualidad.

Y, efectivamente, ésto nos hace pensar que estamos en condiciones de investigar, si existe una relación entre Klerksdorp, Iapetus y Nibiru.  Recordemos que una de las propiedades de Iapetus es su movimiento artificial con rotación no sobre sus polos, sino sobre su ecuador. Recordamos aquí el diagrama de rotación expuesto ayer.

iapetus rota sobre su ecuador, no sobre sus polos.

iapetus rota sobre su ecuador, no sobre sus polos.

La preguntas quedan abiertas:

¿Cuántos satélites artificiales tenemos en el sistema solar? ¿Qué civilización los construyó? ¿Annunaki? ¿Otra civilización aún más antigua?

Fuente: starviewer.wordpress.com